Textos


`l

Hoy publicamos este poema de Alaitz, que muestra la inquietud del que ama por la pérdida de su amor.

El otro día te vi en la calle riéndote.
Estabas con tus amigos.
Al mirarte me olvidé del mundo.
A tu lado, una chica te miraba
Con una sonrisa en la cara.
Me dije: no será su novia,
Pero en el fondo, eso pensaba.
Por eso te pido:
Dime que no es tu novia
Dime que sólo es una amiga
Dime que me quieres tanto
Como te quiero yo.
S no, mi corazón se romperá
Y lloraré de dolor
Hasta que tu sonrisa me anime,
Esa sonrisa que me hace ver las estrellas
Dejar este mundo y aparecer en otro
En el que estamos solos los dos.

(Alaitz, 2º de ESO)

p

Los últimos veinte minutos de la clase del jueves, los alumnos de 2º de ESO escriben el Diario Escolar de la semana. A veces sucede que alguien escucha una llamada lírica , deja de escribir el diario y transcribe lo que su corazón le dicta. Y surge un poema, siempre precioso porque es auténticoy sincero. Es lo que le ha pasado a Alaitz.

¿POR QUÉ?

Te quiero.
No puedo dejar de pensar en ti.
Estás en mi corazón y no quieres salir.
¿Por qué te quiero tanto?
¿Por qué siempre que te miro me pierdo en tus ojos?
¿Por qué tu sonrisa me deslumbra tanto?
¿Por qué soy tan feliz cuando estoy a tu lado?
¿Por qué no puedo dejar de pensar en ti?
No lo sé, pero tengo clara una cosa:
Te quiero como nadie te podrá querer.

Alaitz

p
COMO RATAS EN INVIERNO

Corría el año 1942, año en el que el ejército rojo atravesaba el río Don con su escuadrón número 6, que manchaba de sangre todo lugar por donde pasaba. A finales del año, el 6º ejército alemán atacó Stalingrado, una importante ciudad de Moscú, en la que el ejército soviético se jugaba todo por su patria.

Jack corría como alma que llevaba el diablo con su rifle hacia la factoría que se hallaba cerca de su casa. Se informaba de que un pelotón de nazis se aproximaba a la plaza central de Stalingrado, pero tenían que atravesar la factoría.

Doce hombres, entre ellos Jack, se encontraban en distintas ventanas de dicho almacén, defendiéndola del ataque alemán. Jack cerraba el ojo que no debía de forzar, y apuraba al máximo con su otro ojo, el que miraba por la mirilla óptica. Un abrir y cerrar de ese músculo, significaba un tiro, y Jack nunca fallaba. La experiencia en las batallas como francotirador hizo que ganara reputación, fama y honor, pero para él no tenía ningún valor, ni el tener más medallas que nadie le hacia indiferente. Él se sentía como otro más que peleaba pos la misma causa, por la defensa de su patria.

Se agotó el cartucho y de su vieja riñonera de cuero sacó un cartucho nuevo. Estaba acurrucado mientras recargaba y tenía la costumbre de cambiar de ventana para no ser localizado. Asomó media cara para ver como quedaba el campo de batalla: era pleno invierno, Stalingrado se situaba a 14º C bajo cero, no estaba nada mal para esa ciudad. Precioso edificios que se quedaron en ruinas, parques que se volvieron cenizas, y unos recuerdos que se quemaban en el olvido.

Sin saberlo, pronto se daría cuenta de que la factoría sería bombardeada. Jack disparaba y recargaba continuamente hasta que oyó ese silbido del demonio, era el silbido de las bombas de los aviones alemanes Stuka. Jack se agazapó en un rincón, pero un listón de madera atrapó su pierna. En esos momentos, el francotirador estaba atrapado, pero lo peor era que su cuerpo se mostraba por un hueco de la fachada. Jack era visible, Jack era carne de cañón.

Del humo de las bombas se acercó un peligroso Panzer, con su oficial montado encima. El francotirador apuntó al oficial y disparó…falló, y además el oficial le vio. El Panzer apuntaba su cañón hacia la estructura que todavía se mantenía en pie, concretamente a Jack. Al hombre le quedaban dos balas, se relajó, pensaba en su mujer, su hijo de ocho años, cuales tuvo que abandonar meses atrás. Apuntó, mantuvo la respiración, y disparó…el oficial cayó fulminado. Del tanque se asomó el conductor del vehículo, apuntó a Jack, y dio la orden de disparar a su señal.

Jack recargó tranquilo, sin prisas, y metió la única bala que le quedaba. El alemán gritó hasta quedarse rojo y justo antes de lanzar el cañonazo, se oyó un disparo seco, profundo, y algo rojo fluyó por la fachada mientras el conductor nazi reía satisfactoriamente.

Iñigo Presa Arribas “Jack”

ñ
Laura V. ha escrito esta hermosa historia de amor con final feliz. Espero que escribáis comentarios a este cuento

AMOR TRANSPARENTE

Este era un día muy especial para Leire. Hoy le iba a decir al chico de sus sueños lo que sentía por él. Leire es una chica rubia, alta, muy lista, graciosa y muy simpática aunque su mayor virtud son sus ojos, grandes, azules y deslumbrantes . Es una chica única Además todo el mundo la aprecia.

El chico de sus sueños no es un ser maravilloso, pero es único y tan especial como ella.Ese día iba a celebrarse en el colegio la fiesta de Halloowen y ¡como no! Leire no faltaría, ni tampoco Xavier, su gran amor secreto

A las cinco de la tarde Leire se encontraba en el Messenger, hablando con Amaia, su íntima amiga. Justo en ese mismo instante apareció una nueva conversación, ¡Era Xavier!¡Bien! Se puso muy contenta y empezó a hablarle:

– Hola, Leire,¿Qué tal estás?.- dijo él.

– Yo, muy bien, gracias.- dijo Leire un poco cortada.

– Leire, me he puesto a hablar contigo por que te tengo que decir una cosa.

– Vale, dila, te escucho.

– Que…¿Quieres venir al baile de Halloween conmigo?

-¿Qué? ¿No será una broma? ¿lo dices de verdad?

– No, tranquila no es una broma pesada, es la pura realidad.

– Pues…S…í. Mi respuesta es que sí.

– Muchas gracias. Voy a ir disfrazado de hombre lobo.

– Vale, yo iré de bruja.

– Adiós.

– Adiós.

Leire se sentía en ese momento poderosa, incapaz de creérselo, incluso asustada por el gran paso que iba a dar. Bueno, ahora sólo le importaban dos cosas:

Coger cita en la peluquería e irse de compras con Amaia para estar perfecta en cada instante que durase ese momento.

Ya en la fiesta, Leire se puso a buscar un hombre lobo que se suponía que tenía que ser Xavier.

– No le veo.- le dijo a Amaia.

– Tranquila, espera un poco y le verás.- dijo Amaia en tono de amiga.

– Vale, a ver si bebiendo algo me tranquilizo.

En ese momento, por la puerta entró un hombre lobo que la hizo una seña para que la acompañase fuera.

– ¡Hola Xavier!

– ¡Hola Leire!

– ¿Para qué me has traido aquí?

– Para darte algo.

– Dámelo ya por favor, que me está dando algo.Muchas gracias por lo que sea.

Esa noche Leire recibió el beso más grande de su vida, uno que nunca olvidará por que su novio Xavier siempre se lo recordará. Lo mejor es que el beso fue antes de las doce así que a Leire no la castigarán por llegar tarde a casa como la Cenicienta.

Leire y Xavier todavía siguen saliendo juntos.¿ Será verdad que en Halloween tus deseos se cumplen? /p>

Los próximos días podréis leer los cuentos que algunos de vuestros compañeros de 3º de ESO han escrito después de haber trabajado el tema de la Narración.Hoy os presento uno de ellos. Espero que os guste. Os animo a escribir comentarios sobre el cuento.

LA MUERTE ACECHA

Ana y Javier eran dos gemelos que vivían en Santurtzi y tenían aproximadamente tu edad. Les apasionaba la lectura y tras leer muchos libros de misterio decidieron formar un club de detectives.

Hubo una temporada donde el pueblo vivía conmovido porque se habían producido una serie de asesinatos en Santurtzi, todos relacionados – todos habían sido asesinados por unos extraños marcapáginas metálicos- y todavía ninguno se había solucionado. La Policía Local todavía no era capaz de dar con el asesino.

Un martes por la tarde, Ana y Javier asistieron al funeral de su tío, que también murió asesinado. Desde aquel momento, decidieron investigar el caso para que no hubiera más muertos. Fueron a la casa de su tía, ya viuda, y la interrogaron:

– Tía, ¿el “tito” andaba metido en algún rollo raro?- preguntó Javier.

– Raro, no. Pero estaba apuntado a un Club de Lectura y lo asesinaron después de salir de la biblioteca. Otros dos compañeros suyos también murieron asesinados. Si os sirve de ayuda os diré que estaba leyendo este libro.

– A ver – dijo Ana cogiendo el libro- El libro se titula “ La muerte acecha”. Gracias. ¿Nos puedes dar la dirección de la familia de los otros fallecidos?

Su tía les dio la dirección y allí se dirigieron en busca de más pistas. Al parecer los asesinados también estaban leyendo el mismo libro y murieron todos un lunes con el libro entre las manos. Investigaron bien el libro y se fijaron en que tenía una página en blanco ¿Puede que fuera aquello una pista?

Al día siguiente, fueron a hablar con el bibliotecario sobre el asunto. Ël fue la última persona que vio a su tío con vida.

– ¿Notó algo raro en el ambiente? – preguntó Javier.

– No- contestó secamente el bibliotecario.

– ¿Qué me puede decir sobre este libro?

– Está muy bien. A mí me gustó mucho.

– Me refiero a si puede tener relación con los asesinatos.

– Yo que sé- contestó- Los tres lo estaban leyendo y vinieron a quejarse porque había una hoja en blanco.

Ana y Javier dejaron de interrogarle al ver su poca colaboración. Javier se fijó en el marcapáginas metálico, similar al encontrado en el lugar donde fue encontrado su tío. En silencio llamaron a la Policía Municipal y detuvieron al bibliotecario por asesinato múltiple.

El bibliotecario no lo negó y confesó que las mataba porque estaba harto de que se quejasen. Al parecer los lunes no estaba de buen humor.

( Lorea López, 3º ESO)

Comenzamos el tema de la Narración. Estudiaremos los elementos de la narración, su estructura, los tipos de narradores, los tiempos de un relato, el lugar…
Me ha parecido motivador que iniciemos el estudio de este tema con un relato escrito por un compañero. El análisis de este relato nos servirá para aprender los contenidos propuestos y nos dará pié para que cada uno de vosotros escribáis un relato diferente a partir de este de David.

DECLARACIÓN DE AMOR
Era un domingo. El sol empiezaba a desvanecerse en la noche en un parque del centro de un gran ciudad. Entre unos árboles, sentado en un banco, se encontraba Mikel, chaval de 14 años, de pelo marrón y ondulado, ojos verdes y una cara donde se empezaba a notar el acné juvenil.
Estaba nervioso , mirando la hora impaciente por algo que iba a pasar en un momento. Y ese instante llegó. Entre los árboles apareció una bella joven, sorprendida al ver que el que estba delante suyo era su compañero de toda la vida en 3º de ESO y que supuestamente conoció en el Messeger la semana pasada y le declaró su amor. Sorprendida le dijo:
– Juan, pero, ¿tú eres ese chaval que conocí en el Messeger y que ha quedado conmigo?
– Sí, Maria, lo soy. Siempre te lo he ocultado, pero ya no aguanto mas, tengo que decirte que te quiero y como no sabía cómo decírtelo conseguí tu Messenger y me hice pasar por un chaval que no era.
– No tenías que haber hecho eso porque yo también te quiero. Lo que pasa que como pensaba que nunca te gusaría, me metí en Internet para conocer a un joven y olvidarme de ti.
– María , si yo te gusto y tu me gustas ¿ por qué no salimos juntos?- dijo avergonzado Juan.
– Si, quiero salir contigo, me gustas mucho desde hace tiempo y te quiero.
Al terminar de decir esas palabras,la noche de domingo se acababa, pero en ese parque, rodeado de estrellas, dos jóvenes empezaban a besarse tiernamente.
David Ramos ( 3º de ESO)

Ver/Escribir Comentarios (2)