o

Hoy publicamos las composiciones que Urtzi y Xabier han presentado en el concurso Nacional de Coca-Cola. Espero que os gusten.

¿QUÉ VEO CUANDO ME MIRO AL ESPEJO?

Cuando me miro en el espejo, me veo gorda (aunque mi estado tenga sus ventajas) por que la imagen reflejada en el espejo es verdadera. A diferencia de las anoréxicas acepto mi aspecto tal y como es.

Pelo moreno que recae sobre los hombros suavemente; ojos azules y pequeños de mirada penetrante; nariz patatera, algo que combina con las facciones de mi cara y mofletes, que son rechonchos y bien alimentados; labios amplios y carnosos, de las que salen dulces palabras que consuelan a mis seres queridos; barbilla profunda, herencia de mi madre; brazo y manos grandes pero de tacto suave, que caen como si muertos estuvieran; pecho de gran tamaño, poco glamoroso por el paso de los años; mi barriguita, que no hace honor a su diminutivo; caderas anchas a consecuencia de haber creado una familia feliz; muslos redondeados al que mis amigos le atribuyen el nombre de pompa; rodillas con varias cicatrices, recuerdos del pasado cuando trabajé con mi familia en el campo; y finalmente mis pies, dañados por dichosos y lujosos zapatos con tacones.

Afortunadamente, ha llegado a mis oídos la nueva Coca-Cola zero, sin azúcar. Puede que siempre diga que estoy a gusto con mi físico, pero mejorar la figura nunca esta mal. ¿No es así? Anteriormente, consumía Coca-Cola Light, con bajo porcentaje de azúcar, aunque la bebía en grandes cantidades. Con este nuevo modelo, no habrá más preocupaciones.

Por otra parte me inquieta el hecho de adelgazar demasiado. Podría obsesionarme con bajar peso, este caso sería en mi opinión de todo el mundo una enfermedad. No imagino a mi persona en los huesos con el cuerpo antes relleno y después pálido, flácido con las extremidades colgando sin ton ni son alrededor de mi nuevo cuerpo. Me da miedo observar mi mentalidad irreconocible, de antes con un apetito voraz y después temerosa de engullir una mísera cantidad de alimentos saludables.

No, eso no me ocurrirá a mí. Procurare adelgazar pero en la justa medida, solo moderadamente por debajo de mi linea actual. Estos recientes pensamientos frente al espejo me han hecho alegrarme de mi figura. Doy gracias a mi obesidad controlada adecuadamente. Cada vez me tengo más autoestima.

XABI

l

¿QUÉ VEO CUANDO ME MIRO AL ESPEJO?

Beatriz es una chica de 17 años. Últimamente no come y se preocupa mucho por su aspecto exterior. Carlos su novio, le está intentando sacar de la cabeza la idea de que está gorda, ya que está empezando a perder peso a una velocidad alarmante. Sus padres le están intentando mentalizar de que tiene que comer más e incluso le llevan a distintos psicólogos para que la examinen, en busca de alguna enfermedad.

-En efecto, esta chica padece anorexia-dijo el experto.

A los padres les dio un vuelco al corazón por que sabían que esa enfermedad era grave, aunque no perdían la esperanza de poder volver a recuperar a su hija.
Beatriz pasó largas noches mirándose al espejo con la idea de que padecía sobrepeso, la cual era mentira, ya que tan solo pesaba 35 kilos. Ella no quería ver la realidad y sus padres y Carlos, su novio, intentaban una y otra vez convencerla sin éxito. Tras cinco meses de sufrimiento y por mucho intentar cambiar la idea de su hija, los padres tuvieron que ingresarla en un hospital especializado.
Carlos terminó por cortar la relación entre los dos y desapareció de al lado de su exnovia con lágrimas en los ojos. Después de este suceso bastó con cinco largos meses de sufrimiento para Beatriz y los padres, ya que la idea que poseía Carlos se hizo realidad. Consiguió que cortando la relación, Beatriz aunque costándola mucho se diese cuenta de lo que estaba ocurriendo y comenzase a comer. Esta chica tuvo suerte de no acabar como muchas otras y enseñarnos que por mucho que cuesten las cosas se pueden conseguir y que para estar sano por fuera hay que estar sano mentalmente pudiendo conseguirlo aceptando el cariño de las personas que están a tu alrededor y sabiendo que los consejos y los sufrimientos que pueden suceder luego tienen una buena recompensa y que lo realmente bello de una persona es el interior.

URTZI

Anuncios