Los próximos días podréis leer los cuentos que algunos de vuestros compañeros de 3º de ESO han escrito después de haber trabajado el tema de la Narración.Hoy os presento uno de ellos. Espero que os guste. Os animo a escribir comentarios sobre el cuento.

LA MUERTE ACECHA

Ana y Javier eran dos gemelos que vivían en Santurtzi y tenían aproximadamente tu edad. Les apasionaba la lectura y tras leer muchos libros de misterio decidieron formar un club de detectives.

Hubo una temporada donde el pueblo vivía conmovido porque se habían producido una serie de asesinatos en Santurtzi, todos relacionados – todos habían sido asesinados por unos extraños marcapáginas metálicos- y todavía ninguno se había solucionado. La Policía Local todavía no era capaz de dar con el asesino.

Un martes por la tarde, Ana y Javier asistieron al funeral de su tío, que también murió asesinado. Desde aquel momento, decidieron investigar el caso para que no hubiera más muertos. Fueron a la casa de su tía, ya viuda, y la interrogaron:

– Tía, ¿el “tito” andaba metido en algún rollo raro?- preguntó Javier.

– Raro, no. Pero estaba apuntado a un Club de Lectura y lo asesinaron después de salir de la biblioteca. Otros dos compañeros suyos también murieron asesinados. Si os sirve de ayuda os diré que estaba leyendo este libro.

– A ver – dijo Ana cogiendo el libro- El libro se titula “ La muerte acecha”. Gracias. ¿Nos puedes dar la dirección de la familia de los otros fallecidos?

Su tía les dio la dirección y allí se dirigieron en busca de más pistas. Al parecer los asesinados también estaban leyendo el mismo libro y murieron todos un lunes con el libro entre las manos. Investigaron bien el libro y se fijaron en que tenía una página en blanco ¿Puede que fuera aquello una pista?

Al día siguiente, fueron a hablar con el bibliotecario sobre el asunto. Ël fue la última persona que vio a su tío con vida.

– ¿Notó algo raro en el ambiente? – preguntó Javier.

– No- contestó secamente el bibliotecario.

– ¿Qué me puede decir sobre este libro?

– Está muy bien. A mí me gustó mucho.

– Me refiero a si puede tener relación con los asesinatos.

– Yo que sé- contestó- Los tres lo estaban leyendo y vinieron a quejarse porque había una hoja en blanco.

Ana y Javier dejaron de interrogarle al ver su poca colaboración. Javier se fijó en el marcapáginas metálico, similar al encontrado en el lugar donde fue encontrado su tío. En silencio llamaron a la Policía Municipal y detuvieron al bibliotecario por asesinato múltiple.

El bibliotecario no lo negó y confesó que las mataba porque estaba harto de que se quejasen. Al parecer los lunes no estaba de buen humor.

( Lorea López, 3º ESO)

Anuncios